mitos sobre el yoga

Mitos sobre el yoga

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Hoy compartimos algunas de las afirmaciones y mitos sobre el yoga que escuchamos con más frecuencia. ¿Qué sabemos del yoga? 

 

El yoga es 100% relajación

El yoga dependiendo del estilo y el público a quien va destinado puede ofrecer diferentes experiencias y aprendizajes. En una clase de Air yoga o Ashtanga yoga  podemos realizar una práctica física intensa y enérgica, en cambio, el Iyengar yoga  es una práctica más moderada ideal para relajarnos.

En yoga infantil nos nutrimos de distintos estilos, donde los niños pueden experimentar lo que ofrece cada uno de ellos  mientras juegan y practican.

 

El yoga es estático

En yoga se realizan posturas estáticas, al igual que en una serie de estiramientos musculares. En estas posturas  se busca la consciencia corporal y mental en cada uno de los movimientos. También se dedica tiempo a la relajación y meditación.  No por ello las clases de yoga están basadas en estar sentado o acostado con los ojos cerrados. Existen numerosas series de asanas de yoga consideradas ejercicio cardiovascular.

En yoga infantil se juega a yoga, es por ello que se usan cuentos, canciones,  bailes, pinturas, instrumentos, disfraces… son niños, cualquier aproximación a una postura estática formará parte de un juego o dinámica. No se trata de conseguir una postura, se trata de vivir una experiencia divertida, aprendiendo de forma respetuosa y sin competitividad.

 

 

El yoga es una religión

El yoga en sí no es una religión. Existe una fuerte conexión entre el yoga, el budismo, hinduismo y jainismo. Pero no es una religión. Se medita y en ocasiones se canta, es una forma de atender y ser conscientes, trabajando nuestra concentración, respiración y fonación, conoce nuestra canción Saludo a las Nubes.

El yoga infantil que practicamos en Yogaidi no tiene ninguna vinculación religiosa. Proponemos aprender y practicar yoga con los niños y familias. Fortalecer los vínculos y relaciones personales, físicas y emocionales. Se realizan dinámicas de yoga como el saludo al Sol, a la Luna, a las nubes, se reproducen y crean posturas de yoga inspiradas en los animales, en la naturaleza, alimentos...

Vivimos en occidente, la práctica del yoga nos beneficia en todos los sentidos, enriqueciéndonos con su filosofía ancestral,  sin necesidad de introducirnos en ninguna religión.

El yoga es para todos. 

 

 

El yoga es para personas flexibles

Cuando practicamos yoga nuestra flexibilidad mejora, tonificamos nuestros músculos y oxigenamos nuestro cuerpo. No necesitamos ser flexibles para practicarlo, nos hará más flexibles si lo realizamos con frecuencia y profundizamos en la práctica.

En yoga infantil ponemos énfasis en la higiene postural desde edades tempranas. Evitar malas posturas, aprender a jugar y respirar de forma adecuada y  consciente, de forma espontánea, aprendiendo a soltar, compartir.

 

El yoga es cosa de adultos

El yoga no tiene edad, afortunadamente muchos niños han sido partícipes de los beneficios del yoga durante el embarazo, junto a sus mamás. Actualmente se practica yoga con embarazadas, yoga con bebés, yoga con niños, yoga en familia, yoga con adultos y yoga con mayores.

                                                                                                        Jugar a yoga es cosa de niños.

 

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un Comentario