Yessenia Santana

Ser facilitadora en las clases de yoga ha sido todo un crecimiento personal y de bienestar para mí.

Cuando los niños son muy pequeños y/o requieren de alguna ayuda, es recomendable la presencia de un apoyo que los guíe, además del profesor de yoga. De esta forma podremos dar más cobertura y seguridad a la práctica del yoga.

Mi profesión y experiencia en el terreno del colectivo de personas con diversidad funcional, me ha enseñado que la retroalimentación es primordial para un entendimiento óptimo y qué mejor que la práctica del yoga, para nutrirnos de esa energía positiva que todos podemos ofrecer y recibir.

Poder acceder al yoga sin barreras comunicativas son objetivos a conseguir, para ello ofrecemos la posibilidad de adaptar las clases, con traducción simultánea a Lengua de Signos Española y mis conocimientos como integradora social y auxiliar de enfermería.