¿Miedo? Yo hago yoga, no te tengo miedo

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Yo hago yoga, no te tengo miedo, aunque esté despierto, aunque esté durmiendo.

El miedo a la oscuridad se considera un temor evolutivo, una etapa normal en el desarrollo de los niños y niñas. Forma parte de los miedos infantiles habituales. Surge a partir de los 18 meses aproximadamente, pero es más habitual que aparezca desde los tres o cuatro años y suele extenderse hasta edades más avanzadas, de forma general. Científicos explican, que se trata de un miedo evolutivo. De hecho, uno de cada tres niños de entre tres y cinco años de edad se queja o muestra miedo a la oscuridad, apunta Xavier Méndez Carrillo, catedrático de Psicología de la Universidad de Murcia y autor del libro “El niño miedoso” (Ediciones Pirámide, 2003)

Es una reacción de protección del organismo para huir de situaciones que se entienden y experimentan como peligrosas. Si nos fijamos, mucho tiene que ver con el conocimiento del medio que nos rodea, con lo que aprendemos y/u observamos del contexto.

En muchas ocasiones estos temores comienzan después de haber leído un cuento, visto una película, conocer la “existencia” de monstruos, saber que otra persona o peque tiene miedo a algo, después de ser asustados…

Los peques también asocian la oscuridad al abandono, al desamparo, relacionan el apagar la luz con finalizar momentos de bienestar con la familia o tiempos de juego y pueden usar la excusa del miedo para evitar dejar de jugar.

La escasa visibilidad hace también que sus maravillosas mentes creen situaciones inventadas o intenten reproducir situaciones vistas en pelis, cuentos, historietas, dibujos…

En la red hay muchos cuentos y vídeos con los que apoyar y acompañar el miedo a la oscuridad  🙂

http://www.clubpequeslectores.com/2015/09/libros-infantiles-juegos-superar-miedo-oscuridad.html

https://colorincoloradolibros.wordpress.com/tag/libros-para-ninos-con-miedo-a-la-oscuridad/

Con Yo hago yoga, no te tengo miedo, no nos queremos centrar en los orígenes del miedo, pues no es nuestra competencia, pero sí pensamos que según sea la persistencia y las conductas de los pequeños, estas situaciones deben ser acompañadas mediante el juego y en caso de ser muy repetidas y crear estrés en los peques, se debe consultar con un especialista, pediatra, psicólogo infantil…

Normalizar las situaciones, hablar sobre lo que se siente y compartirlo con la familia y amigos ayuda mucho. No es buena idea ridiculizar la situación ni hacer comentarios del tipo… “ya eres mayorcito/a”

A veces decimos cosas a los peques… frases hechas, de archivo y con buenas intenciones… pero que levante la mano quien en situaciones de oscuridad y falta de conocimiento del medio o incluso conociendo el contexto, no ha sentido un poquito de susto o miedo en ambientes desconocidos.

Reconozco que con 32 años, en pasillos largos y oscuros, me echo a correr 😉

No me gustan las cortinas. 54 años.

Las figuras de porcelana me producen cierto terror en la penumbra. 42 años.

Siempre duermo con las puertas cerradas. 17 años.

¿Por qué exigirles a los más pequeños ser valientes ante situaciones para las que aún no están preparados?

Cada peque tiene su forma de ser y necesita unos tiempos para cada cosa, quizás es hora de empoderar y no juzgar… los miedos de cada persona son distintos.

Fuente foto: www.guiainfantil.com

ALGUNOS DE LOS CONSEJOS MÁS CONOCIDOS:

  • Mantener rutinas antes de dormir.
  • Crear un ambiente relajado en la ducha, usar esencias, olores, música relajante.
  • Cenar ligero.
  • Evitar el cansarse en exceso antes de dormir, ya que puede crear un efecto contrario al que se busca.
  • Planificar el día siguiente.
  • Leer cuentos bonitos antes de dormir.
  • Dejar alguna luz tenue encendida en la habitación, o pasillo.
  • No cerrar la puerta de la habitación.
  • Jugar en la oscuridad.
  • Acompañar a los peques mientras se quedan dormidos.

Hay muchos consejos, nuestros preferidos son:

Jugar en la oscuridad, hablar sobre las experiencias de miedo, conocer los cambios corporales y emocionales cuando tenemos miedo y crear ambientes relajados antes de dormir.

Actualmente las familias usan youtube de forma habitual, existen muchos tutoriales de maquillaje de monstruos, haloween, disfraces… enseñarles a los peques todo el proceso y desarrollo del maquillaje y disfraz nos parece un super recurso, en el que jugar a algo parece, otra cosa es…

No nos damos cuenta de la influencia y modelo que ejercemos sobre los peques…es por ello que debemos ser cautos con nuestras reacciones. Si nos ven asustados a los adultos, imitaran conductas, sobre todo las de miedo y asco. 

¿Cómo lo hacemos en Yogaidi?

En nuestras clases de yoga infantil jugamos mucho con la luz, nos encanta hacer yoga con la luz tenue, en ocasiones incluso, apagada. Cada día conseguimos estar más tiempo en calma y relajados con los ojos cerrados. Aprendemos a no tener miedo por el hecho de no ver o no controlar lo que pasa alrededor. Disfrutamos de ser sorprendidos y sorprendidas, creando contextos seguros y de confianza.

Nos encanta jugar con sombras, con lamparitas, proyectores, mesas de luz, bolas de luz, observar velas, jugar con telas, imaginar, hacer cosas con los ojos vendados, tocar texturas desconocidas… cuando disfrutan de este tipo de juegos se hacen más flexibles, el miedo no desaparece, al igual que no desaparecen en la vida adulta, pero se hace más llevadero, menos limitante…

En Yogaidi hemos jugado a Yo hago yoga, no te tengo miedo y hemos conocido a unos monstruos super buenos. Les gusta un poquito asustarnos… son muy traviesos y les cuesta jugar despacito… pero poco a poco les ayudaremos.

¿ A que  Coco Loco no da nadita de miedo?

Ser conscientes de nuestra respiración y de lo que sentimos cuando estamos nerviosos y tenemos miedo también nos ayuda a decir STOOOOP

Voy a respiraaaaaaaaaaar , voy a bajar mi temperatura y convertir a los miedos y a los monstruos en piedritas de hielo. Si conseguimos congelarlos no podrán asustarnos mientras descansamos. También podemos cantarles y hacerles nuestra dinámica de Yo hago yoga, no te tengo miedo e invitarles a no asustarnos más y ser nuestros amigos.

Los miedos, los fantasmas, los monstruos no dejan de ser cosas que parecen ser algo… pero realmente no lo son… Con este aprendizaje y viendo cómo cosas tan simples y de la vida diaria pueden convertirse en monstruos que salen de roperos, de camas, de pasillos… hemos creado una dinámica muy bonita en yoga infantil. Además cada monstruo tiene una textura y sonido natural distinto. Esto favorece de forma indirecta la discriminación auditiva y conciencia fonológica. Escuchamos ruidos extraños… Al tocarlos también hemos experimentado con las texturas y las sensaciones que nos provocan al tacto.

CONOCE A NUESTROS MONSTRUOS YOGAIDI

  • Esponja Poronja
  • Coco Loco
  • Cepillo Pepillo
  • Esponja Fifís
  • Estropajo Papajo

 

Hemos credo una canción con la que le dejamos bien claro a todos los miedos que nosotros hacemos yoga y no les tenemos miedo.

¿Quieres conocerla? Ven a jugar , cantar y hacer yoga infantil con nosotros.

CANCION MONSTRUOS YOGAIDI

Yo hago yoga, no te tengo miedo

aunque esté despierto

aunque esté durmiendo

aunque tú me asustes

o estés dentro del ropero

debajo de la cama

o por ahí corriendo

OOOOOooooooooommmmmmmmmmm

OOOOOooooooooommmmmmmmmmm

OOOOOooooooooommmmmmmmmmm

BIS 🙂

Fuente foto de portada: www.psicoactiva.com

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un Comentario